Acerca de Nosotros

Somos una obra educativa de las Hermanas de la Congregación de la Sagrada Familia de Helmet, originaria de Bélgica, quienes desde sus inicios han acompañado nuestra labor.

Desde 1933, contamos con una trayectoria de experiencia educativa que nos ha permitido lograr un sólido prestigio en Guatemala. Somos una comunidad de aprendizaje en donde el educando y la educanda son protagonistas de una pedagogía rica en valores humanos y cristianos, que promueve el crecimiento intelectual, personal y espiritual para desarrollar un alto sentido de servicio, responsabilidad y participación.

Nuestro Proyecto Educativo desarrolla las competencias fundamentales para la vida, a partir de contenidos básicos que permiten al educando y la educanda aprender a ser, aprender a aprender, aprender a hacer y aprender a convivir, formándoles como una persona autónoma que genere cambios positivos para la sociedad.

En nuestra Comunidad Educativa promovemos la vivencia de un ambiente en familia al estilo del Hogar de Nazaret, que privilegie las relaciones humanas, teniendo como centro de su formación la pedagogía de Jesús y un proyecto social, que favorezca la concienciación y la comprensión de la realidad.

Visión

Ser un establecimiento educativo en el que se viva un ambiente de familia, donde por medio de la Educación Liberadora y partiendo de la realidad cotidiana, formemos holísticamente personas con visión hacia el futuro, para que sean agentes de transformación al servicio de su comunidad.

Misión

Somos un establecimiento educativo en el que se vive un ambiente de familia, al estilo del Hogar de Nazaret, donde por medio de la educación liberadora y partiendo de la realidad formamos a la persona holísticamente, en los aspectos humano, espiritual, científico, artístico, deportivo, tecnológico y tenemos como centro un proyecto social, que desarrolla la interculturalidad, fraternidad y solidaridad, para propiciar la transformación de la sociedad.

Ejes Transversales

Los Ejes Transversales reflejan los valores compartidos por la Comunidad Educativa y permiten definir claramente el modelo de persona que se desea formar dentro de la institución. Se originan del Proyecto Educativo Institucional y se evalúan constantemente para determinar el grado de logro de los mismos.

Los Ejes Transversales que se desarrollan en todos los grados y asignaturas se presentan en el siguiente organizador:


Competencias Fundamentales

El crecimiento de la persona, en sus competencias, es un proceso dinámico y continuo que se inicia desde los primeros años de vida. Para desarrollar el perfil de la educanda que se gradúa en el Colegio Belga el Proyecto Educativo propone el desarrollo de 20 competencias que se consideran fundamentales, ordenadas en competencias que les ayuden en los campos del conocer y hacer y el del ser y convivir. A continuación se presentan en el siguiente organizador:

Nuestra Trayectoria

Nuestro Proyecto Educativo, a través de los años y los signos de los tiempos, se ha ido renovando de acuerdo a las exigencias y desafíos del mundo moderno, siendo constante la formación espiritual y en valores.

De esta manera nuestras egresadas cuentan con una formación que les permite responder a las demandas educativas, sociales y laborales de nuestro país. Ellas se distinguen por ser líderes en el ámbito en el que se desenvuelven, por ser agentes de cambio orientadas a mejorar su entorno, conscientes de su dignidad, derechos y obligaciones.

A través de los años, hemos sido reconocidos por parte de instituciones y personalidades del país; recibimos la Orden del Quetzal y la Orden Juan José Arévalo.

Tanto nuestras educandas como educadores destacan por su profesionalismo y calidad humana.

Congregación de la Sagrada Familia de Helmet

En Izegem, pequeña población de Flandes, Bélgica, vivía la familia Van Biervliet, compuesta por Pierre François y Marie Jeanne, quienes tuvieron 10 hijos, cinco murieron muy pequeños, al poco tiempo murió la mamá y pronto le siguió el papá. Las cuatro hermanas decidieron dedicarse a la educación y fundaron en Tielt, no sin dificultad, un colegio llamado Santa María y de esta forma lograron sostenerse con su trabajo, haciendo al mismo tiempo el bien, lo cual era su mayor deseo. Louis, el hermano decidió continuar sus estudios de medicina.

Fundación

Tres de las cuatro hermanas: Van Biervliet: Rosalie, Melanie y Henriette, interpeladas por la realidad de su tiempo, guiadas por el Espíritu Santo y asumiendo el compromiso de trabajar por los niños, niñas y jóvenes, de servir y acompañar a los más necesitados, se consagraron como Religiosas el 3 de junio de 1856, pronunciando el voto de castidad, obediencia y pobreza, comprometiéndose a seguir a Jesús durante toda su vida y a consagrarse a Él con todo su ser.

En su oración de consagración pidieron al Padre que les diera la gracia de vivir intensamente el Misterio de Nazaret, en unión profunda las unas con las otras, compartiendo la misión de anunciar al mundo su presencia y su amor. Así nació la Congregación de La Sagrada Familia de Helmet.

La confianza en la Providencia expresada en el lema “Non fallit te Deus” - “Dios no te falla”- ha orientado y sostenido las implantaciones de la Sagrada Familia en diferentes países y medios.



Fundadoras





Rosalie

Era la mayor de la familia, cuidó de la educación de sus hermanos. En 1,829 abrió el primer internado, Santa María en Tielt, con la ayuda de sus hermanas. En 1,849 abrieron la primera Escuela Normal para Maestras.





Melanie

Era la más joven de la familia, escribió varias obras con el fin de mejorar la educación. Sus libros fueron conocidos también fuera de Bélgica y traducidos en otros idiomas.





Henriette

Además de ser profesora, tenía especial preocupación por los pobres, desamparados, enfermos, aislados y ancianos. Valiente y de mucha comunicación con Jesús. Toda necesidad encontraba en ella una respuesta.



Carisma

“Si alguien tiene el don de servir, que sirva. Si alguien tiene el don de enseñar, que enseñe; quien se sienta llamado a exhortar que exhorte” Rom.12,7-8a.

Habiendo recibido ese don del Espíritu, las hermanas Van Biervliet, deseosas de formar, acompañar y hacer el bien, se consagraron a la educación, a la enseñanza, conscientes de que ese servicio conduce hacia el desarrollo integral y a la plenitud de toda persona. Su amor a la Iglesia y su preocupación por los pobres les inspiraron iniciativas audaces y eficaces, con el deseo de promover el crecimiento del Reino de Dios.